banner slogan

Compartir

Relaciones de los dientes y los órganos

RELACIONES DE LOS DIENTES Y LOS ÓRGANOS

 

La boca entre el placer y el sufrimiento

Paul Brami

De la primera bocanada de aire fresco al último suspiro, la boca es obviamente un lugar “entre placer y sufrimiento“, título que saqué prestado del libro:  “La Boca entre placer y sufrimiento” de la Dra FranÇoise Saint-Pierre, Dentista y Psicoterapéuta, Asistenta de los Hospitales de Paris.

Este orificio de nuestro cuerpo es  un lugar de paso, cargado de sentido, de encuentro y desencuentro. Para entender el por qué y el cómo, tenemos que relacionar lo físico con lo mental, referirnos a la dimensión psicológica de la boca. No hay duda de que sabemos algo de la fisiología de la boca anatómica pero nuestra boca real es tambien espiritual.

Nuestra boca, la de verdad, la que sentimos, no la de los libros, tiene una anatomía y una fisiología diferentes de la boca física que estudiamos en la universidad de medicina; porque está conectada a nuestra psique y es el receptáculo de toda clase de fantasías, expresión de nuestras pulsiones y modo de escape a la frustración de nuestros deseos, segun la escuela psicoanalítica.

El antro bucal es rico en arquetipos que vehiculan los mitos que conforman nuestra visión habitual de la boca. La interpretación que les proponemos a continuación, pretende aportar una visión transpersonal y antropológica, más junguiana que freudiana y no es un puro ejercicio de estilo, sino desde un clínico, dentista y osteópata, así como kinesiólogo, una sincera y humilde invitación a la reflexión y a la sensación.

Los trabajos del Dr Voll en electroacupuntura, concuerdan con la medicina china, observadora de los procesos naturales y amante de las analogías. Los del Dr Orsatelli y del Dr Roths, asocian estadisticamente, los dientes a varias patologías del cuerpo, al transporte energético de los meridianos y al reajuste y autoinforme permanente dentro de los meridianos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Los dientes operan como sistema vibracional y ruptor de las fuerzas de la oclusión.

  • Los incisivos están relacionados con lo que la traducción occidental llama energía del riñón y de la vejiga, meridianos vinculados a las emociones de miedo y supervivencia a la vez que energía ancestral.
  • Los incisivos laterales también pertenecen a los meridianos de vejiga y riñón Los incisivos superiores  estan también relacionados con el meridiano curioso o maravilloso, el vaso gobernador (Dumai) y sus malos contactos se relacionan a menudo con tensiones de cuello y espalda. Los incisivos inferiores se conectan también al meridiano curioso, vaso concepción (Renmai) y se relacionan con tensiones orgánicas abdominales.

Recuerden que los incisivos de leche son los primeros en irrumpir pero en dentadura definitiva los primeros son los 1º molares.

  • La clave del sistema está en la cronología de irrupción. Si queremos comprobar la relación existente entre un diente y sus patologías, hace falta volver al cúando se formaron, cúando salieron y qué paso en la vida de la persona en estos momentos de su vida. Es muy sencillo. No hay secreto. Es pura observación y deducción.Los caninos, como su nombre lo dice, son los dientes del ladrar a la vida y aqui vemos cómo ladramos a los nuestros, a los demás. Es un símbolo fuerte de agresividad y de juego sexual. Están relacionados con la madurez reproductiva y con la vista. Agresividad, o mejor, seducción sexual en el juego del morder el objeto del deseo para poseerlo, ingerirlo. La serpiente huele con la lengua y el mamífero codicia igual pero se ayuda de la vista. El canino es el diente del ojo en patología normal y corriente, visto su cercanía al empezar su desarrollo. No se olviden que nuestro cerebro esta todavía organizado en capas. La más antigua, reptiliana, la intermedia, de los mamíferos, y la más reciente, el cortex de los humanos. La medicina china lo relaciona, el canino, con la ira y la rabia del meridiano de la vesicula biliar pero también con su vertiente frustrada de la amargura del hígado. Los caninos tienen una relación privilegiada con el músculo deltoides para el superior y el glúteo mayor para el inferior.
  • Los premolares son por exelencia los dientes de la preadolescencia, edad en la cual se empieza a manifestar la voluntad del joven en desarrollo, sus deseos de despegue. Salen a los 10 años para el 1er premolar y 11 años para el 2º premolar. El 1er premolar se relaciona con el  “yo quiero“, en tanto que voluntad diferenciada de los padres. El 2º premolar es el “yo quiero crear “, como  realización de nuestros dones creativos. Los premolares superiores se conectan al meridiano del pulmón y del intestino grueso, meridianos relacionados con los sentimientos de intolerancia y tolerancia y melancolía para el pulmón; falta de autoestima, culpabilidad, fobias para el intestino grueso. Los premolares inferiores se conectan a los meridianos de bazo-páncreas y estómago. El 1er premolar inferior con el meridiano de bazo-páncreas que refleja sentimientos de miedo o confianza en el futuro. El 2º premolar inferior está conectado al meridiano del estómago, el cual refleja los sentimientos de descontento, desilusión y codicia. La época en la cual salen estos dientes está llena de ilusiones y de la expresión de nuestros deseos y proyectos. Hay una relación estrecha entre los premolares y los codos, las rodillas, con los movimientos de apertura y cierre de los miembros superiores.
  • El 1er molar es la primera muela definitiva en salir, a los 6 años, justo detrás de los 2º molares de leche. Son la clave del desarrollo del craneo hacia atras, y punto de apoyo de la cara en tanto que la mandíbula se va a asentar en las 3 direcciones del espacio gracias a estas muelas. El niño afirma su sitio en la familia, en su entorno escolar, afirma ya su voluntad de llevar su propio espacio.
  • El 1er molar superior se conecta al meridiano del bazo-páncreas, miedo o confianza en el futuro, mientras que el 1er molar inferior se relaciona con el meridiano del pulmón, la melancolía. Aqui podemos notar una pareja funcional de deseo de proyectarse contrarestado por el agarre al pasado que a veces añoramos. El 1er molar superior está en conexión con el músculo dorsal ancho y el inferior con el sartorius, lo que se puede traducir por una capacidad en estabilizar el brazo y la rodilla.
  • El 2º molar sale a los 12 años, detras del 1er molar y son la puerta abierta a la pubertad, a la adolescencia, a la manifestación de los deseos expresados en los años anteriores. Manifiestan el cómo nuestros deseos están recibidos por los demás compañeros de nuestra vida. El 2º molar superior se conecta al meridiano del estómago, vehículo de las emociones de ilusión o desilusión, desapego o codicia, y el 2º molar inferior se conecta al meridiano del intestino grueso, autoestima y su falta, culpabilidad. El 2º molar superior se relaciona con los músculos abdominales y el inferior con el cuadriceps. Su debilidad respectiva nos orienta siempre hacia la dificultad en doblarse frente a los golpes que frenan nuestra vida.
  • El 3er molar, que muchos llaman cordal, sale alrededor y a partir de los 18 años. Es la muela que sintetiza el conjunto de los precedentes en cuanto a la alegría de vivir y ver manifestarse los deseos que hemos expresado, los proyectos que hemos imaginado, ver que vamos encaminados hacia nuestras metas. Se conectan a los meridianos del corazón y del intestino delgado. Se inflaman que da gusto, ¿verdad? Nunca se inflaman sin razón. El cordal superior se relaciona con el músculo trapezio medio y el inferior con el músculo Psoas y manifiestan a menudo nuestro enojo y nuestra infelicidad frente a situaciones que no queriamos vivir por contrarias a nuestros proyectos.

Los dientes son los bloques que forman nuestras murallas. La superior lleva al paladar donde resuenan los sonidos curativos. Los dientes superiores son el reflejo de la vida espiritual de la persona desde su infancia hasta ahora. Los dientes de la muralla inferior reflejan la vida material de la persona, con sus vivencias frente a las necesidades y obligaciones del cuerpo y su mantenimiento

Si al abrirse las murallas dentales se divisan las coronas de los dientes, cuando faltan piezas, o que las murallas están abiertas y atacadas, interpretamos inmediatamente la imagen como señal de debilidad y enfermedad. Una boca sana y completa representa la fuerza vital de la juventud, la lejanía del final mortal.

La Sra. F. (PERIODÓNTITIS ÁGUDA LOCALIZADA) nos consulta después de fallar en una primera cita, a pesar de un dolor de muelas que lleva un mes tiranizándola día y noche. Ella aguantó a fuerza de comprimidos antálgicos y anti-infamatorios que le comieron el estómago. Acude por fin muy dolorida, con cara de sueño,  por las noches en vela debido al dolor. Se le aprecia un estado periodontal de inflamación general crónica con mala higiene, es decir una piorrea media pero sin caracter de gravedad. En cambio, un premolar superior se mueve mucho y la radiografía desvela una fuerte lisis, destrucción del hueso alveolar, hueso que sostiene y nutre los dientes. En su lugar estará un abundante tejido de granulación, especie de quiste, tejido inflamatorio crónico, residuo infectado de la matriz orgánica del hueso infectado. La Sra F. habla de la muerte de sus padres, hace diez años, la madre, luego el padre, tras una larga enfermedad que les invalidó a los dos. Pero ella insiste sobre su padre y explica que la afecto más que sus siete hermanos porque por ser la mas joven y casarse la última, ella cuidó a sus padres durante sus enfermedades hasta el final. Tengamos en cuenta que la Sra F. es diabética como sus padres lo eran, pero es la única que padece la diábetes entre los 8 hermanos.

Aqui vemos la fuerte vinculación a la enfermedad de los padres como seña de identificación a la historia familiar. Es una verdadera herencia meta-genética con soporte emocional.

El premolar superior afectado nos llama la atención por su pertenencia al meridiano energético de los órganos pulmón e intestino grueso tal que lo describió el médico alemán Dr. Voll en los años 50, apoyándose en la medicina china. El pulmón y el intestino grueso corresponden al elemento metal de la medicina china. El pulmón reacciona a la tristeza y la melancolía. Recuerden a La Dama de las Camelias y su tuberculosis. Aquí está la clave del dolor de nuestra paciente, de la peculiar amplitud de su piorrea, en este sector por lo menos, ya que el resto de la boca tiene que ver más con su diábetes y su mala higiene, a pesar de que....quien sabe....

El dolor de nuestra paciente en su premolar superior, se refería a una problemática espiritual o existencial por ser una pieza del arco dental superior, y un miembro varón de su entorno, puesto que se trataba de una pieza ubicada a la derecha. Alguna situación vivida en el presente, reuniendo estas condiciones, vinculada por analogía a su relación al padre, hizo probablemente, que se desencadenara el estado inflamatorio águdo, después de permanecer en silencio durante años, porque hace falta mucho tiempo para llegar a este estado de piorrea.

Desde luego, la Sra F. necesita un trabajo psicoterapeútico de duelo, para lograr convertir su pérdida de raiz espiritual manifestada en la boca por su piorrea, en una vuelta a la luz coronal. Tranquilizamos a nuestros colegas dentistas y médicos, diciendoles que su premolar acabo extraido y el alveolo limpio con un curetage del hueso alveolar.

 

Los dientes son símbolo de vitalidad y juventud. Perderlos es a menudo una frustración y una castración: es el declive, la sexualidad que se debilita, la sensualidad que se escapa; vejez y muerte anunciadas.

El Sr H. (PROSTATITIS) es un hombre de 45 años de apariencia joven pero triste. Llego a nuestra consulta por un diente inferior que se le movía sin dolor desde hace unos meses. Por ser un incisivo, con una fuerte resorbción del hueso alveolar, la anámnesis, es decir las preguntas de salud previas al diagnóstico, orientó hacia el meridiano del órgano riñon y del meridiano de la concepción (Renmai). Según la medicina china están relacionados con la genitalidad. No fue una sorpresa cuando el Sr H. nos habló de sus problemas de próstata que arrastraba desde hace un año: próstata hinchada pero no maligna según las analíticas y biopsias efectuadas. Ningún tratamiento farmacológico podía con las molestias ocasionadas, como correr para orinar frecuentemente y una desesperada mecánica sexual que le afectaba en su relación de pareja, hasta tal punto que se veia acosado por su médico a operarse de su prostata.

El Sr H. es comercial en una empresa de coches y acababa de pasar una mala racha profesional el año anterior, sobre todo cuando le hablaron en su empresa, de su edad y su pérdida de “punch” frente a los jóvenes lobos con dientes acerados y alto rendimiento.

El Sr H. se considera joven pero su voz traiciona su desengaño. La boca ha sido la vía real para simbolizar su sufrimiento. El tratamiento odontológico fue una extracción indolora, un puente y un blanqueamiento dental tras largas sesiones explicativas de su estado.

En la actualidad, el Sr H. sigue en su empresa como jefe de ventas y  salvó su próstata del bísturi. En cuanto a su  médico, quien nos llamó para quejarse de nuestra intromisión en su tratamiento,  sigue todavía convencido que la próstata del Sr H. desinfló porque la fé mueve montañas. Acabaremos este caso, contando que la esposa del Sr H. nos regaló una bonita caja de suculentos bombones.

 


Política de Cookies

Nuestro sitio web utiliza cookies técnicas propias y cookies analíticas de terceros. Al continuar navegando por el sitio está aceptando el uso de las cookies mencionadas.

Más Información