banner slogan

Compartir

Geopatias

 GEOPATIAS

NUESTROS FILTROS DE GEOPATIAS PERMITEN MEDIANTE EL TESTEO CON KINESIOLOGIA DETERMINAR SU INFLUENCIA

 Las manifestaciones telúricas no son ni buenas ni malas en sí mismas, positivas o negativas. Todo depende del sujeto pasivo que las recibe

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La influencia de los campos electromagnéticos ya no se puede negar,  los producidos por nuestros aparatos o la del campo terrestre: las llamadas Geopatias, termino acuñado por Hartmann en 1954,  palabra que no está recogida en el diccionario y que su significado etimológico puede conducir a error, porque relaciona dos términos tierra y enfermedad, que no tienen necesariamente que darse juntos. La influencia telúrica no siempre es perjudicial y puede llegar a ser beneficiosa. En cualquier caso cada vez será más útil restaurar bioenergéticamente los desordenes que estos campos y también en ocasiones su ausencia, originan en los canales de Acupuntura.

Dentro de los tipos en las que se clasifican: Curry, electromagnética, Hartmann, Romaní, las hay de tendencia Yang o Yin. Pero las manifestaciones telúricas no son ni buenas ni malas en sí mismas, positivas o negativas. Todo depende del sujeto pasivo que las recibe, si el receptor es de tendencia hacia la yagnificación, será perjudicial recibir una influencia Yang, porque incrementará aún más esa tendencia, pero en cambio le vendrá bien una Yin, que contrarreste dicha tendencia, neutralizando el exceso de Yang.

Mediante el testeo de nuestros “filtros” con Kinesiología, podemos determinar si el trastorno que nos consultan, primero es producido por una geopatía y segundo de que tipo es.

Pero las llamadas Geopatias, no son tan malas y precisamente hoy en día, tenemos un problema añadido a causa de nuestra civilización:

La AUSENCIA DE CAMPO ELÉCTRICO NATURAL

 

          Los campos electromagnéticos naturales pueden ser modificados o neutralizados mediante otros campos artificiales. Cualquier máquina eléctrica produce radiaciones que influyen en estos campos.

          Nuestros edificios, construídos con hormigón armado, resultan verdaderas jaulas metálicas que pueden eliminar el campo magnético natural. Es el efecto de jaula Faraday.

          Esta falta o variación anormal de los campos eléctricos provoca estados de debilidad.

          Está comprobado que el campo eléctrico natural juega un papel muy importante en el mantenimiento de la polarización celular y para inhibir los procesos de proliferación de microorganismos.

          Si este campo eléctrico natural es nulo, el organismo tiene menos defensas

 

El “LLAMAMIENTO DE FRIBURGO” en el año 2002, recoge una relación de posibles patologías que pueden estar producidas por estos campos electromagnéticos, fue realizado por un grupo de médicos que  hicieron el siguiente comunicado:

Como médicos en ejercicio de todas las especialidades, en particular de la medicina medioambiental, y seriamente preocupados por la salud de la población, nos dirigimos a los colegas, a los responsables de sanidad y de la política, así como a la opinión pública. 

          En los últimos años, observamos entre nuestros pacientes un dramático aumento de enfermedades graves y crónicas, en particular

          trastornos en el aprendizaje, concentración y comportamiento de los niños (p. ej., hiperactividad)

          descontrol de la presión arterial, que cada vez resulta más difícil tratar con medicamentos

          trastornos en el ritmo cardíaco

          infartos y accidentes cerebro vasculares en personas cada vez más jóvenes

          enfermedades cerebrales degenerativas (p. ej. Alzheimer) y epilepsia

          cánceres como leucemia y tumores cerebrales.

Observamos, además, la aparición cada vez más numerosa de diversos trastornos que a menudo se diagnostican erróneamente como psicosomáticos. Limitándonos a los síntomas más frecuentes, mencionaremos:

          dolores de cabeza y migrañas

          cansancio crónico

          inquietud interna

          insomnio y cansancio diurno

          zumbidos en los oídos

          inmunodeficiencias

          dolores neurológicos y de los tejidos blandos que no resultan explicables por las causas habituales.  

Política de Cookies

Nuestro sitio web utiliza cookies técnicas propias y cookies analíticas de terceros. Al continuar navegando por el sitio está aceptando el uso de las cookies mencionadas.

Más Información