banner slogan

Compartir

cambia tu mente y cambiara tu vida

 

 

 

CAMBIA TU MENTE Y CAMBIARÁ TU VIDA

Esta afirmación tan cierta y que se ha dicho tantas veces, aunque difícil de realizar, hay personas que lo  consiguen con diferentes técnicas, desde la meditación, relajación, trabajo psicológico…

Especialidades que han ayudado a infinidad de individuos,  a resolver sus problemas. Para muchos esto se ha convertido en  su “faro”, y lo “abrazan” como un estilo de vida, con excelentes resultados y con cambios ostensibles en su temperamento y en su forma de pensar y en su actitud para afrontar las diferentes situaciones de la vida cotidiana.

 

Pero hay otras personas que no lo logran solamente con estos métodos, por diferentes motivos, o bien porque no consiguen impregnarse de esa actitud ante la vida, o bien no son capaces de aprender esa aptitud, o las dos cosas. ¿Cuál es el problema que aparece entonces? La poca o nula participación del paciente, no consiguiendo lo que traducido del inglés sería: “el apego al tratamiento”, con el consiguiente fracaso terapéutico.

 

¿Qué podemos hacer en estos casos, para conseguir ese “apego al tratamiento” o a nuestras recomendaciones?

 

Recurrir a una técnica sencilla y holística que lo único que requiere de nuestro paciente es poder realizarle un testeo con Kinesiologia, para así poder enfocar nuestro abordaje en función de la personalidad del individuo, adaptar nuestras actuaciones a su forma de ser, para que le sea más fácil de asumirlas y podamos ayudarle a cambiar su mente, para que así cambie su vida.


Esto entraña ciertas complicaciones, lo primero será conocer y determinar el temperamento de la persona, según sea este, las reacciones del individuo a los mismo estresores serán muy diferentes a la de otras personas con otros  temperamentos. Por lo que no se pueden generalizar pautas, si no que habrá como siempre, que personalizar el estudio del paciente.

 

Cuando nos enfrentamos a un trastorno del estado del ánimo, debemos estudiar en profundidad la personalidad del individuo, para poder adaptarnos a ella y ayudarle desde sus aptitudes, facilitándoles las acciones a realizar lo más posible. En ocasiones, sus problemas están causados por un trauma emocional, una vulnerabilidad heredada, una intolerancia alimentaria. Luego es necesario hacer un estudio en profundidad.

Y ese estudio es el que  realizamos desde la Restauración Bioenergética, que utiliza el testeo de la Kinesiología Holística para conocer a nuestro paciente: su temperamento, sus intolerancias, sus carencias y así poder:

 

  • · restaurar “su vulnerabilidad genética”, llamada por otros el Karma, que será la que permita o no desarrollar y expresar los diferentes trastornos.
  • · “Desensibilizar y reprogramar” los impactos causados por los diferentes estresores de los acontecimientos vitales: Los traumas emocionales


Lo que la Restauración Bioenergética propone, es sencillo y a la vez muy antiguo, tanto como 5000 años, consiste en restaurar el equilibrio y la armonía del individuo, a través de sus canales energéticos, mediante la utilización de los puntos de la Acupuntura china y de los “marmas” o puntos de la medicina Ayurveda, la primera lo hacía con la implantación de agujas, la segunda mediante masajes, lo peculiar y novedoso de esta técnica, que tiene ya más de veinte años de experiencia, es hacerlo de una forma no invasiva, ni dolorosa, sin agujas, utilizando como siempre el material autoadhesivo desechable.

 

Nuestra actuación la desarrollaremos bajo dos puntos de vista:

  • · desde la Medicina Tradicional China
  • · desde los dosha de Ayurveda, siendo esta última en realidad quien inspiró a la primera

 

 

El Ayurveda enseña que, para mantenernos sanos, debemos permitir que la energía vital o prana fluya sin inconvenientes, por nuestros tres Doshas principales:

 

Kapha (agua) como sustancia básica del cuerpo, es responsable de todos los tejidos en general, particularmente de cinco: plasma, músculo, tejido adiposo, médula y semen.

Pitta (fuego) crea la sangre

Vata (aire) crea el tejido óseo

 

Un trauma emocional o un Karma (vulnerabilidad génetica), pueden impedirlo,  encontrándonos en desequilibrio, dejandonos llevar por pensamientos o actitudes nocivas para nuestro estilo de vida, como consiguiente la energía se bloquea, y no fluye adecuadamente, por lo tanto el cuerpo no funciona armónicamente. Si nosotros localizamos el canal bloqueado, mediante la utilización del “marma” adecuado, cambiará, la actitud de la persona , aunque ella no haga nada consciente para producir ese cambio.

 


Desde el punto de vista de la Medicina Tradicional China, ocurre lo mismo, existen diferentes temperamentos, este mero hecho ya modifica la respuesta que dará una persona a un mismo estimulo o contrariedad, por lo tanto también tiene que ser diferente nuestra actuación, por ejemplo:
nuestra intervención ante un temperamento JUE YIN, constitución “madera”, que es vulnerable en la función del hígado, que es un temperamento móvil, variable como el viento, que es un inquieto permanente y que se angustia por todo y por nada. No puede ser la misma que nuestra actuación ante un SHAO YIN, vulnerable en la función suprarrenal o en la de corazón circulación, que se repliega sobre sí mismo y que  es introvertido.

Por eso la importancia del conocimiento del temperamento real del individuo, su vulnerabilidad genética y sus impactos estresores, que solo podremos conocer en profundidad mediante el testeo con nuestros “filtros”: estudio de neurotrasmisores, carencias de elementos o intolerancia alimentaria. También  valorando su respuesta Kinesiologica (AR) a diferentes preguntas nuestras, sobre: su entorno laboral, relación familiar, relación de pareja, etc

Política de Cookies

Nuestro sitio web utiliza cookies técnicas propias y cookies analíticas de terceros. Al continuar navegando por el sitio está aceptando el uso de las cookies mencionadas.

Más Información